Reserva Ecológica Costanera Sur

Sitio realizado por aficionados a la observación de aves desde 10 de enero 2006

Carancho - Registros históricos

Orden: - Familia: Falconidae

09-10-21 © J. Simón Tagtachian
09-10-21 © J. Simón Tagtachian
09-10-21 © J. Simón Tagtachian
08-10-21 © J. Simón Tagtachian
19-09-21 © J. Simón Tagtachian
19-09-21 © J. Simón Tagtachian
19-09-21 © Javier Guillermo González
18-09-21 © J. Simón Tagtachian
16-09-21 © Gustavo F. Brahamian
16-09-21 © Gustavo F. Brahamian

Gustavo volvió a encontrar a este carancho con la mandíbula inferior quebrada. El primer registro fue de Milena el 11 de junio de 2021

11-08-21 © Milena LLopis
11-08-21 © Milena LLopis
11-08-21 © Milena LLopis
05-08-21 © J. Simón Tagtachian
05-08-21 © J. Simón Tagtachian
31-07-21 © Leonel Melvern
18-07-21 © Javier Guillermo González
18-07-21 © Javier Guillermo González
09-07-21 © J. Simón Tagtachian
09-07-21 © J. Simón Tagtachian
Total: 214

Cuidado de las crías

03-11-19 © Carlos González Ledo

Alimentación

24-01-18 © Claudia y Tito Di Mauro

Un carancho se apodera del cuerpo de un pato barcino que yacía muerto en la Laguna de los Coipos. Se lo lleva a lugar más seguro, donde es seguido por otro carancho que pretende ser convidado a la fiesta.

Alimentación

16-01-18 © Gustavo F. Brahamian

Comiendo un coipo

Pelea/pesecución

17-08-17 © Eduardo Ibarra

En un primer ataque cuatro caranchos se lanzan contra una gallareta, que se defiende sumergiéndose. Ante la imposibilidad de capturar a la presa se alejan y vuelven dos caranchos con nuevas embestidas. Pero la gallareta logra vencerlos y se retira con el aleteo triunfal

Perchado/posado

16-01-16 © Claudia Vilma Mon

Con capuchinos, garza mora y pato picazo en la Laguna de Coipos

Alimentación

14-09-14 © Judith Erica Sandberg

El carancho venía lo más campante caminando. De repente se paró y se lanzó hacia el costado a buscar la presa, o ya la tenía de antes, No sé. Pareciera que fuese una paloma. No paraban de volar plumas.

Pelea/pesecución

20-05-12 © Pablo Serur

El grito de la calandria me guió hasta un carancho que arancaba hojas y ramas. Sus gritos atrajeron a otras cinco calandrias. Desde un árbol seco se lanzaban contra el carancho. Como el chimango, el carancho ignoró los ataques incluso los directos. Estuvo un rato arrancando ramas y después se fue.

Alimentación

24-06-11 © Roberto Ares

Comiendo paloma doméstica

Total: 8